martes, 6 de octubre de 2015

Omiyages de Japón

¡Hola~!
En estos últimos meses he ido reuniendo un par de cosillas que me han traído del país nipon. Son solo un par de recuerdos, pero he pensado que sería divertido enseñaros lo que son. Ojalá pueda traer yo misma algunos en persona algún día y haceros una entrada más detallada, pero por el momento, esto es lo que hay.



El primero viene de parte de un compañero de clase de Japonés, que se fue otra vez a Japón este verano y se acordó de todos sus compañeros. A mí concretamente me tocó este modelo:


Es una miniatura de un randoseru. Los randoseru son las mochilas típicas que llevan los niños a la escuela. Están hechos de un material muy resistente y deben durar varios años, por lo que el precio de una real como esta sale muy cara (100 o 200 euros, creo recordar que me habían comentado). Como él sabía que me hacía mucha ilusión, me hizo mucha gracia ver que se había acordado de traérmela.

Además, en el lateral pone que le caben dentro cinco monedas de cien yenes, cosa que me sorprendió un montón. Como no tenía de cien, me acabó regalando una de un yen - que sí cabe - como recuerdo. Por lo visto, las monedas de un yen prácticamente no se utilizan y uno acaba acumulándolas en el bolsillo. Y pensar que esa pequeña moneda ha viajado más que yo O.O

Por otro lado, al acabar el curso pasado, me apunté a un proyecto que estaba desarrollando un nuevo método de corrección de redacciones de japonés. Supuestamente, al acabar el proyecto nos iban a dar un obsequio de procedencia japonesa por valor de veinte euros y lo único que teníamos que hacer era escribir unas redacciones.

Cuando por fin acabé la prueba de nivel y todo lo que había que entregar, me enviaron un email diciendo que ya me llegaría en septiembre y bla bla bla. Sinceramente, cuando leí esto pensé: "no nos van a traer nada", ya que con varios meses de diferencia es difícil acordarse de las cosas. Sin embargo, ayer tuve que tragarme mis palabras, ya que al llegar a clase, mi profesora sacó un par de paquetes, uno para mí y otro para otra compañera.


Al final, el regalo resultó ser un bolígrafo de Mitsubisi. De buenas a primeras puede sonar algo cutre, pero es un bolígrafo metálico de cuatro colores que, nada más cogerlo, parece increíblemente cómodo. Seguramente me irá muy bien para mis problemas de muñeca, aunque me da algo de pena estrenarlo. También es cierto que me parece muy chulo que todas las letras vengan en japonés, así que puede que lo ponga de adorno en mi estantería de mangas.

Bueno chicos, nada más por hoy. Esta vez no han sido muchas cosas, pero tenía muchas ganas de compartirlas. Si me traen alguna cosa más, ya os la enseñaré en otra entrada. Espero que os haya gustado mucho. ¿Os llama algo la atención? ¿Qué os haría más ilusión que os regalaran? Os leo en los comentarios.

Nos vemos.
Matta ne n.n

6 comentarios:

  1. Como molaaaa ;-; Ya me gustaría a mi xD

    Beshus!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. A mí también me encantaría ir a Japón *¬*

      Eliminar
  2. Que chulada el llavero de la mochilita ^^

    ResponderEliminar
  3. Yo también tengo la mochilita xDDD Aunque no había leído lo de los 100 yenes jaja...
    En cuanto a usar el bolígrafo, te entiendo perfectamente. El primer año de japonés ganara un bolígrafo-pluma en el concurso de las nengajous y todavía no lo he estrenado. Me da pena usarlo y todavía lo tengo dentro del plastiquito. Estoy segura de que incluso se le habrá secado la tinta, jaja

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Al final no he sido capaz ni de estrenarlo. Lo dicho, como en tu caso, se acabará secando la tinta antes de que lo use.
      Nos vemos n.n

      Eliminar

Con un comentario ayudas a que el blog crezca. No olvides ser siempre respetuos@ con los demás =))

Plantilla hecha por Neko-li