martes, 8 de agosto de 2017

Blancanieves sobre hielo: Capítulo 7

Capítulo 7

Esta tarde es la obra de teatro. Todo el mundo está de los nervios con los últimos preparativos y los miembros del club están como locos, ensayando los pasajes más complicados. Como yo estoy “lesionado”, me han dejado bastante en paz, pero aun así, Yakov se ha asegurado de dejarme muchas cosas que hacer y me ha tocado acabar de pintar los decorados. Mientras espero a que se seque una de las capas de la pintura, aprovecho para ver cómo preparaban el escenario. Supongo que Yakov quería que viera cómo se coordinaba todo el evento, que siguiera aprendiendo de todo esto. Sin embargo, todo es un caos, parece que las cosas vuelan por el aire y nadie se queda quieto más de medio minuto en un sitio. Me parece que va a ser imposible sacar nada en limpio de esto.

Esta noche he meditado mucho sobre la charla que tuve con mi madre y, aunque no me veo capaz de hacerlo, quiero hablar con Viktor. Sé que van a venir todos los del reparto a practicar la obra en la pista de hielo principal, por lo que aprovecharé mientras se cambian para hablar con él un par de minutos. No sé cómo va a reaccionar cuando me acerque, o si dejará que me acerque si quiera. Si Yurio está con él, hablarle será prácticamente imposible. Todavía recuerdo nuestro encuentro en los baños y su “sutil” mensaje de “ni se te ocurra acercarte a Viktor”. Cada vez que lo pienso me pongo malo. Siendo el coprotagonista, supongo que es casi imposible que no estén juntos. La clave será esperar a un momento en el que ambos estén haciendo cosas distintas. Ahhh… como si fuera tan fácil.

Me coloco en la entrada de la pista, esperando verle a lo lejos. Veo a Yakov pegando chillidos a todo el mundo, intentando ordenar un poco el griterío de gente que hay ahora mismo, pero sin lograr gran cosa. Me río por dentro. Es muy gracioso verle desesperado y que su mal humor no le sirva de nada. Por dentro siento que es una pequeña venganza personal por lo del bofetón, aunque no esté haciendo nada por empeorarlo.

viernes, 4 de agosto de 2017

Reseña Tiger twin markers

¡Hola~!
Esta mañana fui por mi tienda de arte habitual pensando en comprarme materiales para óleo. Sin embargo, vi que se salía de mi presupuesto y decidí dejarlo para -bastante- más adelante. Algo decepcionada, me pasé por Tiger y decidí probar sus famosos rotuladores de los que tanto había oído hablar: los twin markers.


Algo muy inusual para una tienda de cosas del hogar es que venda rotuladores con base alcohol, que generalmente son utilizados en ilustración. Además, me consta que el resto de pinturas no es gran cosa, por lo que lo lógico sería pensar que no merecen la pena. ¡Pues no! La verdad es que después de probarlos me han gustado bastante y creo que se van a convertir en un imprescindible a la hora de hacer bocetos y planear paletas de colores.
Plantilla hecha por Neko-li