lunes, 17 de julio de 2017

Blancanieves sobre hielo - Capítulo 5

Capítulo 5

Sabes que todo va mal cuando pasan los días y te importan cada vez menos las consecuencias de tus actos. Si tuviera que describir como me siento ahora mismo, no tendría palabras para reflejar todo lo que me está pasando. Parezco una planta a la que han sacado del tiesto y la han dejado con las raíces al aire, sin saber muy bien a qué agarrarse ni si conseguirá volver a brotar.

Llevo días viendo el móvil de soslayo, sin recibir una triste notificación de nadie. De algún modo, espero de forma inconsciente un mensaje, una llamada, una foto de Viktor, pero sé que es imposible. Ni si quiera sé por qué espero una situación en la que no quiero estar. Me duele y sé que a él también; por eso no va a pasar.

También llevo tres días sin salir de mi cuarto. Ni clases, ni entrenamientos ni nada. La primera vez que le dije a mi madre que no iba a ir, me vio tan mala cara que me creyó cuando le dije que no estaba bien. Y no lo estoy; pero ya no sé si es una excusa para no volver al instituto o si de verdad sigo hecho añicos como hace unas horas. No quiero volver a enfrentarme a esa situación; tener que ver a Viktor, aguantar los comentarios de mis compañeros… Dios, seguro que todo el mundo está hablando de lo que pasó el otro día en el pasillo. No quiero tener que aguantar que me juzguen y me señalen por un espectáculo tan lamentable.

miércoles, 12 de julio de 2017

Animes que voy a ver este verano

¡Hola~!

Después de varias temporadas sin encontrar ningún anime que me interesase realmente, este verano he encontrado unos cuantos que me han llamado la atención. El vídeo de hoy lo grabé hace una semana y todavía no había visto ningún episodio. Ahora os puedo decir brevemente que me quedo con Dive! (que me ha gustado bastante) con Ballroom e youkoso y con Hijorijime my hero, que me olvidé de mencionar en el vídeo.



¿Vais a ver alguno de los animes que he mencionado? ¿Me recomendáis algún otro? Espero vuestros comentarios.
Nos vemos.
Matta ne n.n

domingo, 9 de julio de 2017

Blancanieves sobre hielo - Capítulo 4

Capítulo 4

Abro los ojos. Estoy en la enfermería. Nada más llegar, me han examinado el pie y me han dado una ristra de calmantes para tomarme en los próximos días. Me he lesionado el tobillo. Justo en el momento más apropiado.

Por suerte no ha sido nada grave y podré empezar a entrenar en breve; el problema es que la obra es un mes y no van a esperar a que me reincorpore. Realmente, el haberme caído en la prueba ya era un claro indicio de que no me iban a coger. Me da mucha rabia; al despertarme me dijeron que uno de los papeles podría haber sido mío.

Al final, Viktor tenía razón cuando me dijo que sí que valía para la obra. Al final, tener tan pocas esperanzas no me habría servido para nada. Al menos me alegro de poder darle la razón en eso. El problema es que ya da igual, porque no significa nada. Ya no podré formar parte de Blancanieves sobre hielo.

Prefiero no pensar en todo lo que esto significa. Me siento decepcionado y furioso y una parte de mí lucha por no pegarse un tiro. Ya no es por la obra, ni por pasar tiempo con Viktor; es por todo el retraso en mi carrera, todo lo que tendré que recuperar cuando vuelva y la frustración de casi conseguir el papel y quedarme a las puertas. Y ya no es solo eso, sino que me perderé todas las oportunidades para que me vean los ojeadores. Sé que todavía es pronto para mí, que tengo más años para destacar, pero me hacía ilusión que me ficharan pronto y poder quitarme esa preocupación de encima; se ve que esta vez no podrá ser.

domingo, 2 de julio de 2017

Pensamientos de madrugada: Lo de los canales se me está yendo de las manos

¡Hola~! 
He pensado que sería buena idea compartir con vosotros el barallamiento mental que he tenido los últimos días. Veréis, como soy masoquista y no doy a basto con un blog y un canal, estoy pensando en abrirme dos canales más. *Aplauso del público imaginario*.


Aunque para ser totalmente sincera, la idea del tercer canal vino como de sopetón. Por si no lo sabéis, os lo cuento ahora, pero yo llevaba 8 años dando clases de canto con un gran profesor. Y digo llevaba, porque la verdad, no pensé que esta historia fuese a acabar así. Después de tanto tiempo como alumna, me propuso un proyecto en el que yo no estaba de acuerdo y, después de una discusión, decidió no volver a darme clases. La sensación que tuve fue como si hubiese perdido a una persona cercana - cosa que técnicamente era cierta - y entonces me planteé qué debía hacer a continuación. 

viernes, 30 de junio de 2017

Blancanieves sobre hielo: Capítulo 3


Empiezo a pensar que lo de dormir mal antes de un día importante se está volviendo algo crónico. El entrenamiento de ayer fue un completo desastre y he sido incapaz de dormir más de quince minutos seguidos. Me levanto como un alma en pena, sabiendo que voy a estar todo el día molido por el cansancio. Lo bueno es que al menos esta noche podré descansar como nunca.

Esta vez no me quise arriesgar; ayer puse tres alarmas para levantarme con tiempo, desayunar como es debido e ir a la pista temprano. No me puedo permitir que me vuelva a quedar dormido. La idea es poder calentar antes de la prueba, pero sin que sea demasiado tiempo como para estar cansado. Me preparo cuidadosamente y empiezo a caminar hacia la escuela. Cuando llego al recinto, lo primero que hago es empezar a estirar en tierra, tratando de relajar todo el cuerpo. Va a salir bien, Yuri, va a salir bien.

¡Por favor! ¿A quién pretendo engañar? Estoy hecho un manojo de nervios y no confío para nada en que salga bien. No puedo pensar con claridad y mi cabeza va a toda velocidad, tratando de recrear la forma correcta de hacer los saltos. Siempre me han dicho que soy muy derrotista, pero no consigo ver cómo va a salir bien. De pronto me doy cuenta de que no he visto a Viktor en la pista. Levanto la cabeza mientras estiro las piernas y le busco con la mirada. No está. Definitivamente no está.

Me siento decepcionado. Una parte de mí esperaba que hubiese tenido el detalle de venir a verme, de animarme, de tranquilizarme un poco… y entonces recuerdo lo que me dijo ayer: “Lo único es que… es verdad lo de que nos veremos poco”. No sé qué narices estaba pensando. Me lo dijo ayer mismo; casi no nos vamos a ver. Probablemente ya estará entrenando en otra pista con el resto del reparto y no tendrá tiempo de venir a verme. Aun así, me habría gustado que estuviera aquí.

Cojo un segundo el móvil para ponerlo en silencio y veo el último mensaje de Viktor de ayer. “Buenas noches, cielo. Buena suerte en tu prueba”. De alguna forma, y aunque prácticamente lo había olvidado, es como si ya me hubiese dado ánimos por adelantado. Viktor confía en mí. Si él confía en mí es porque sabe que puedo. Tengo que confiar en su criterio y creer en mí también. Aunque me cueste horrores.

viernes, 23 de junio de 2017

Blancanieves sobre hielo: Capítulo 2

Capítulo 2

Al salir de la reunión, el gimnasio se quedó prácticamente vacío. Yo tardé algo más en salir que los demás, porque todavía estaba intentando hacerme a la idea de todo lo que iba a tener que hacer para conseguir uno de los papeles principales en la obra. Yakov nos dio una lista con todos los saltos que tenemos que realizar a la perfección si queríamos tener alguna posibilidad; y ahí está mi mayor problema: el triple lutz.

Llevo intentando hacer ese salto desde que empecé en el mundo del patinaje, pero nunca he conseguido hacerlo del todo bien. El triple lutz es un giro de tres vueltas y media, en la que inicias el salto de espaldas, das tres vueltas en el aire y vuelves a caer en la misma dirección. En los entrenamientos consigo aterrizar como es debido algunas veces, pero soy consciente de que es inviable intentar hacer una coreografía en la que esté incorporado. La audición tendrá lugar muy pronto, por lo que ya me puedo esforzar para intentar que me salga lo mejor posible. Me gustaría conseguir el papel protagonista junto a Viktor, o, por lo menos, uno de los siete enanitos. Así tendría alguna posibilidad de que algún ojeador me viera y me fichara para la universidad. Todavía es pronto para mí, pero tengo que empezar a trabajar ya, si quiero poder alcanzar a Viktor algún día. Aun así, sé que las posibilidades son pocas.

— …ri… Yuri — escucho que una voz me llama.

Y al girarme veo a Viktor, mirándome perplejo por mi falta de atención. Lleva todavía la ropa de deporte, por lo que la charla le ha debido pillar durante su entrenamiento de por la tarde. Para ser sincero, ni si quiera me había dado cuenta de que estaba detrás de mí. Me extraña verle todavía en el gimnasio porque se supone que tiene clases a esta hora. Se supone.

Viktor, ¿no tienes clase?

Yakov nos ha dicho que los de tercero podemos saltarnos las de la tarde hasta el día del musical. Nos van a dar unos justificantes a los que tengamos los papeles principales de la obra. Por lo visto quiere que estemos en plena forma para los ojeadores, especialmente los que se van a graduar, y me ha dicho que me quiere como protagonista. Va a ser duro preparar la obra si no tenemos tiempo para entrenar y ensayar, ¿no crees?

martes, 20 de junio de 2017

Un extraño a la orilla del mar

Hoy os traigo uno de los últimos tomos únicos yaois publicados en España de la mano de Milky way. Os estoy hablando de Un extraño a la orilla del mar.



Mio es un chico que acaba de perder a sus padres en un accidente de mar y tiene la costumbre de quedarse sentado mirando a la orilla. Por su parte, Shun se fija en él, ya que siempre le ve sentado en ese mismo banco. Entre ellos nace una bonita relación en la que aprenderán a afrontar sus problemas familiares y a demostrar su aprecio por el otro.
Plantilla hecha por Neko-li