martes, 27 de marzo de 2018

Tengo el Kokoro roto | Hablando de la ruta de Soh en Ozmafia

¡Hola~!
Hace bastante tiempo que no me dejo caer por el blog y ya iba siendo hora. Podría deciros muchos motivos por los cuales últimamente no he podido, o, mejor dicho, no he tenido ganas de escribir ni de hacer vídeos en general, pero todo se resume al hecho de que he perdido gran parte de la conexión con el mundo anime/manga. Si bien es cierto que mucha gente duda de mi auto-afirmación de ser una persona cíclica, lo confirmo de nuevo al ver que mi desánimo con el anime/manga me ha devuelto mi furor por las visual novels y los videojuegos (Zelda <3). El caso es que las próximas entradas y contenido del blog muy probablemente estén dedicadas a esta temática. Entiendo que a más de a uno no le interesará el tema, pero a nivel personal sería injusto hablar de algo que no me apetece. Lo que quiero compartir ahora es esto y espero que alguien, remotamente, lo disfrute.

Últimamente me encuentro en una situación mental/emocional un poco compleja. Puede que por ello haya vuelto a reengancharme a historias más profundas (de hecho, he vuelto a leer novelas también, O.O), pero lo que más me llama la atención, por encima de todo, es mi grado de implicación con los personajes. Siento que tengo la empatía por las nubes, porque me encariño fácilmente de los personajes y acabo sufriendo y alegrándome mucho por ellos. Reflejo o no de mi situación actual, lo cierto es que, al jugar la ruta de Soh en Ozmafia (mi visual novel actual), el kokoro me dio un pequeño vuelco. Supongo que me ha tocado el final malo, pero aún así, quería compartir un poco mis impresiones de esta ruta.

A partir de aquí esta entrada contiene SPOILERS, tanto de la  historia como de las imágenes del juego. Si no quieres enterarte de nada, no sigas leyendo.

Soh es un personaje al que ya le había echado un ojo la primera vez que jugué la visual novel, por la ruta de Caesar. Caesar sigue siendo mi lobito favorito, pero tenía muchas ganas de probar a este personaje y  quería dejar la ruta de Caesar para finalizar todo el juego. El caso es que este chico es el cocinero/camarero de un puesto de postres que abre los domingos (que, por la mecánica de Ozmafia, es cuando puedes elegir qué personaje visitar). Obviamente, la forma más fácil de interactuar con él es pasarte por su puesto cada fin de semana, por lo que eso es lo que hice.

Me sorprendió mucho lo dulce y tierno que este personaje podía llegar a ser. Tiene un carácter bastante sumiso en general, y la voz es muy suave (rozando el límite de lo tolerable en cuanto a la guima que me da escuchar gente susurrando), pero de alguna forma, su forma de ser me encantó. Creo que habré dicho en voz alta "ainssss, qué mono", como mil veces durante su ruta. Te hace caso, te invita a postres, te dice cosas bonitas... un husbando que ya de entrada pintaba muy bien.



A medida que la ruta avanza, empezamos a ver dos caras de Soh. Una de ellas te quiere con locura y te bajaría la luna si se la pidieras. La otra, cuyos motivos todavía no he conseguido averiguar, tiene algún tipo de deuda con Caesar y le debe lealtad, a pesar de que quiere matarte. Soh es su mano derecha, por lo que si te atrapasen los lobos, sería difícil que pudiera salvarte. Aun así, en más de una ocasión se encarga de evitar que te pillen, ayudándote a escapar sin dudarlo. Ahí es cuando los feels empiezan a crecer a un ritmo exponencial. Pero esperad, que la historia no acaba aquí.

La protagonista es bastante idiota. En serio. En más de una ocasión toma decisiones muy arriesgadas, sobre todo, las que conciernen meterse en territorios enemigos. Ya la última vez que lo hace, empecé a gritar de frustración; antes de que pase nada, ya sabes que la has cagado y que todo va a ir a peor. Pues bien. La prota se ve obligada a hacerse miembro oficial de la familia Oz y, por alguna extraña razón, le prohíben tener contacto con otra gente fuera de su familia. Aquí es cuando la historia pega un giro dramático hacia Romeo y Julieta. Yo al ir a este punto, ya sabía que las cosas no iban bien. Y que no podían acabar bien.

Cierto día, Soh te propone que te fugues con él. Y claro, la prota acepta... pero esto es directamente firmar tu sentencia. Aquí sí que sentí que el modelo Romeo-Julieta se hacía más palpable. Hay un día mágico y perfecto en el que conectas con Soh, pero los problemas no tardan en llegar. Caesar intenta deteneros, pero conseguís escapar. Sin embargo, Soh empieza a encontrarse mal... y tenéis que volver al pueblo. El sueño toca a su fin.


Al día siguiente, cuando la familia Oz va a pedirte explicaciones, antes tiene que darte una noticia. Y es lo peor que te podrían decir: Soh ha muerto. Así, sin más. Ha dejado una flor en el ataúd. Y ahí el mundo se hace pedazos. Lo normal sería pensar que ha muerto por la enfermedad, sea la que fuere. Sin embargo, yo tengo otra teoría, derivada del hecho de que deje una flor; creo que Soh se suicida para que no tengas que sufrir por no poder estar juntos y deja esa flor como despedida. No hay nada en concreto que me lo confirme, pero la escena final, para mí, es lo que simboliza.

Entonces empieza a sonar la canción del ending y, a pesar de que es muy alegre, a mí no podía sonarme más triste.


Tras la canción, hay una escena adicional. Un día, cuando ya ha pasado un año desde la muerte de Soh, se aparece en tus sueños mientras haces un turno de vigilancia. Entonces te dice que siente no haberte liberado, que te quería y, cuando se va, te deja otra flor. Puede ser un mero elemento de visita del más allá, pero me emocionó mucho. No deja de ser un tipo de tragedia; no tan exagerada como los clásicos de la literatura, pero sí con ese elemento de "era inevitable. Nuestro amor era imposible". Quizás con otro personaje me habría dado más igual -porque vaya elementos hay en el esa visual novel- pero me dolió especialmente que fuera Soh por lo bondadoso que lo habían caracterizado. 

Los próximos días seguiré haciendo otras rutas y si veo alguna otra que me llame la atención, ya os la comentaré por aquí. Creo que dejaré la ruta "buena" de Soh de penúltima, antes de la de Caesar.  Y aquí me quedo, con mi flor, mi canción y una sensación de despedida.

1 comentario:

  1. Pues me gustan las visual novel pero lo malo es que la mayoría están en ingles :S pero me alegro que hayas esta sección así puedo disfrutar de las rutas que vas haciendo y lo que va pasando con cada personaje.

    ResponderEliminar

Con un comentario ayudas a que el blog crezca. No olvides ser siempre respetuos@ con los demás =))

Plantilla hecha por Neko-li